Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

artistas plásticos - exposiciones

 
     
 

18 de septiembre, 2012

 
 

 

 

 

 
Carlos Ostolaza
   artista plástico
 
Perú
 

 
 

 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

   

Ostolaza, "El poeta del pincel", por Gloria Dávila

 
 
Por: Gloria Dávila Espinoza
 
 
Siempre he pensado que rendir pleitesía a un persona que dejó de existir, es poco significativo, por esa razón, hoy, escribo este artículo y el mismo, es un homenaje en vida al “Poeta del pincel”, título que ofrezco al artista plástico peruano Carlos Alberto Ostolaza, un gran baluarte en las Artes Plásticas de Perú. Ostolaza nos ha legado una inmensa cantidad de obras, cuya producción transita desde la década de los 70 y que hasta la fecha ostenta un bien ganado sitial, por ser un destacado artista, cuya producción demuestra habilidad, y maestría, tanto en el dibujo, la acuarela, el grabado, el mural y la pintura; hecho que nos llena de orgullo y satisfacción a todos los peruanos. Dado a la categoría del artista he querido mostrar a través de esta entrevista, además otros detalles de su personalidad.

Su producción comienza a finales de los 70, y hasta la actualidad lleva ya alrededor de 40 años, de entrega con pasión tesonera. Su muestra es diversa, pero tiene como parte de su creación gran predilección por la figura humana. Personalmente, sus obras me llevan a pensar en Pablo Picasso, Van Gogh y Víctor Humareda, sin embargo su obra es muy personal.

“Carlos Alberto Ostolaza Martínez, artista plástico con gran trayectoria reconocida dentro y fuera del país, cuya obra se vio por vez en una exposición el año 1969, realizada en la Galería Pancho Fierro, a la que han seguido numerosas exposiciones en el país y en el extranjero, ha merecido diversos premios y distinciones por su trabajo artístico, y es identificado como integrante de “Hora Zero”, en el que contribuyó con su arte en la práctica cultural del grupo. Ha expuesto, entre otras, en el Congreso de Lima y la Galería Municipal Pancho Fierro (1969). ICPNA sede de Cusco así como la Alianza Francesa de Trujillo y Lima (1973). Galería Bell-Rovin, Detroit (1978). Galería Puerta de Sol, Austin, Texas (1982). Galerías Centralia, Detroit; Mont Vermont, USA (1984). Galería Praxis (1998, 1999, 2003). Casona de San Marcos (2008). También participó en muestras colectivas realizadas en Bolivia, Ecuador, Colombia, México y Venezuela”. Fuente: http://elgatodescalzo,wordpress.com/2008/05/08/muestra-antologica-del-pintor-carlos-alberto-ostolaza/

Cuando emprendí mi búsqueda para escribir esta nota con el fin de ofrecerle un homenaje, hallé una ingente cantidad de artículos, entrevistas y entre otros; fotografías, con relación a su vida y obra, las que me impactaron, igual que aquellas que me las hizo entrega cuando su compañera de vida, la insigne antropóloga y poeta peruana, Rosina Valcárcel me los obsequiara en ocasión de mi visita.

Carlos Alberto Ostolaza nació en Lima, 1947, y vivió en Barrios Altos en la Quinta Heren. Egresó de la Escuela de Bellas Artes, con la especialidad de pintura en 1971. Ese mismo año obtuvo el 1er Premio de Pintura de Bellas Artes, Lima, y en 1987 el 1er Premio Retratos de niña, Illinois, USA, entre otros.

He conversado con él, en varias ocasiones y a diferencia de muchos, lo halló sencillo, distendido y sobre todo con un gran humanismo, lo que me asocia al insigne artista plástico peruano Víctor Humareda.

Hoy, agosto de 2012, estoy en casa del artista después del cual les ofrezco ésta como una entrevista-homenaje:

- Buenos días Carlos, hablemos de tus trabajos pictóricos, dinos, ¿En qué te inspiras cuando preparas tu paleta y haces un cuadro o tomas un lapicero y haces un dibujo?

- Me inspiro a través del ser humano, la trascendencia que tiene todo ser en este pasaje de la vida lo que es la vida y muerte, en los seres vivientes, los animales y la naturaleza. Yo creo que el artista es la imagen de su propio ser, que va dirigido hacia los demás. Cuando tenía 10 años en la casa había un cuadro que para mí era de Daniel Hernández, la figura mostraba a un fauno negro, oscuro con patas de cabra y un ser radiante de una belleza singular, al estilo Rubens, la piel blanca la que me llamó mucho la atención y dije: yo quiero pensar de ese modo, en liso y en relieve y mietras tocaba la parte de la mujer sentí la primera excitación para lo pictórico, la que me fue la inspiración para la musa y el enano, lo que quiero decir es que la naturaleza es la copia al arte. O sea lo invisible se hace visible. En cuanto a las técnicas de niño mis primeros dibujos fueron técnica lápiz, después mi madre me compró cuadernos Rafael y óleos.

¿Cuál es su mayor afán como artista plástico, hoy después de 40 años de trayectoria?

La trayectoria no la defino en años, menos el arte, en vez de trayectoria podemos hablar de la misión del arte, el objetivo es encontrar un cuadro que digan es el dibujo, es el color y es la composición es el misterio Ostolaza.

¿En qué momento de su vida se ha hecho pintor profesional?

Para mí el arte es nacer sin saber, no es profesión. Pintores hay en cantidades y muchas, los artistas son pocos y contados con los dedos de la mano.

Leí que según refiere su madre, ya alrededor de 4 a 5 añitos dibujaba. ¿Es eso cierto?

Sí, es cierto y hay dibujos míos desde los 5 años.

Háblanos de Sérvulo y Humareda en tu vida artística

Para mí son dos titanes de la pintura peruana, latinoamericanos y del mundo. Sérvulo es el día y Humareda es la noche, y los dos tienen diferentes matíces, armonía y colores. Son expresionistas muy personales, dejando de lado el expresionismo alemán. Y sobre todo son excelentes dibujantes que poco se ve en la pintura peruana. Me interesan más su pintura que sus anécdotas.

¿Su formación pictórica fue compleja?

Sí, sobre porque mi temperamento no encajaba con algunos profesores, porque yo utilizaba pinceles delgados, estudiando el dibujo y la forma. Y el pintor que me tocó quería que yo pinte con brocha de pared, y cuando el profesor tocó la pintura, yo le rompí el cuadro en la cabeza. Eso me significó la expulsión por espacio de un año de la escuela de bellas artes y no menciono su nombre porque el profesor descansa en paz.

¿En sus primeras obras cree usted que se aprecia la influencia de sus maestros?

No tanto, más bien en pintores latinoamericanos y tuve influencia de pintores peruanos que no eran mis maestros y escuché un dicho de Picasso, que no hay que ser uno sino los demás.

¿Cuál es la tendencia de su estilo personal?

Bueno, yo diría el estilo personal más que los ismos y mi tendencia siempre ha sido el expresionismo más cinético, no tan estático separando a Van Gogh porque él era el círculo, era la luz y el cielo.

¿Qué técnicas haz utilizado en el arte pictórico?

En el dibujo por ejemplo tinta china, digamos pincel seco, combinado con acrílicos, con tintas, con temperas y la goma arábiga en la tinta china para que no se choree, el mismo que incluso puede ser utilizado en papel corriente. Ahora en técnica, mural al fresco; a la manera renacentista. Después he utilizado óleos, grabados, técnica punta seca, agua fuerte, litografía y xilografía, y también esculpí. Hice algunas esculturas; y estoy siempre pendiente de aprender algo más.

¿Creas tu arte con elementos artificiales e irreales?

No, yo me baso en lo precolombino peruano. Puede hacerse irreal buscando siempre el misterio, la cosa oculta de ese movimiento de cámara que tienen los antiguos peruanos. Y sobre todo, todos los colores llevados en un solo pincel armoniosamente y sin limpiar el pincel.

Entre los maestros de la pintura mundial, ¿Quiénes son los que continúan provocándote admiración?

Picasso, Van Goh. Picasso me gusta mucho la época azul, Van Goh, los girasoles, Goya y Velásquez y muchos por mencionar, pero acá en Latinoamérica; Guayasamín en Ecuador, en México José Luis Cuevas, Corza y Rafael Coronel. En Brasil me interesan Edi Di Calvanti y Cándido Portinari.

¿Crees que el expresionismo cinético le aporta los elementos necesarios para mostrar mucho más en cada obra tuya como lo usara El Greco?

Yo diría como lo usan los pintores modernos y abstraídos en una forma con más movimiento. Tienes el caso del mismo Guayasamín y de Cuevas.

¿Existen bocetos tuyos que nunca lo has expuesto? ¿Por qué?

Casi la gran mayoría, porque se necesita de mucha capacidad de trabajo de parte de la galería para que enmarquen todo lo mío o algún organismo estatal que aporte en la publicación de ello. Si son mil bocetos, es poco.

¿Te has imaginado en otra actividad que no sea la pintura?

Difícil, si volviera a nacer diría que quiero ser artista del pincel, y quiero seguir pintando, es que la vida es tan corta que a veces uno no concluye.

¿Alguna vez organizaste tu producción pictórica por encargo de alguna empresa o persona?

He pintado cuando era joven, por encargo retratos realistas a más parecido más plata, pero yo siempre he pintado mis retratos con menos parecido y más arte y menos plata.
A continuación, se ofrece un enlace porque sé que gustará porque con ella se visualiza su yo interior:

 http://www.limaenescena.com/2012/06/carlos-alberto-ostolaza-el-pintor-pinta.html

 

Mi pintura siempre ha buscado exagerar el carácter de las cosas y la gente, en especial los rostros y las manos y sacarle el alma y darles más vida. Utilizar el negro en el dibujo y sobre todo los colores de los ambientes s6rdidos, a veces repugnantes, que te dan la imagen de un Perú sin crecimiento ni armonía. Me asocio a un expresionismo cinético, le doy movimiento, invento colores, ese es mi aporte al expresionismo, buscando siempre una originalidad, que se da en la obra. Si pinto, ¿para qué hablo? Mi trabajo, aparentemente no es realista, no reconozco un limeño en mi creación, porque lo desnudo y lo transformo en un cholo universal. Hay dosis de surrealismo, pues también me nutro de los sueños para alcanzar una obra original.”
 

Fragmento extraído de la entrevista que hiciera su esposa, la poeta Rosina Valcárcel Carnero.

 

 

 

Gracias por su visita

www.tulancingocultural.cc  ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

 
 

Visitas en las páginas que tienen este contador:free counter

 
 

free counter