Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
     
                 
  Pedir perdón no significa someterse ni dejarse humillar sino demarcar los límites de un acto cometido

significa vivir libremente, defendernos con libertad, porque "el que esté libre de culpas, que lance la primera piedra"

ser libres para defendernos

 

 

perdón en ambos sentidos, darlo y solicitarlo, qué mejor forma de hacer tablas los sentimientos negativos que nos provocan otros

 

 

 

 

 

más de: perdonar aquí con un clic

La “terapia” del perdón II

 

El perdón en sus diferentes planos

La solidaridad

 

Mitos y leyendas

De mitos IV

El karma: la proyección de lo que hacemos

 

De mitos III México y la mala suerte

 

De mitos II México y el karma

 

De mitos I

Más de la autora aquí con un clic

 

       

16.Oct.15

 

La terapia del perdón

Cristina de la Concha

 

… para quitarse los estorbos que la vida nos va poniendo, tener serenidad, objetividad y ¡salud! Pero perdonar se vuelve un tabú en esta sociedad.

Como toda terapia, es una práctica para curar muy seria, pedir perdón es un término fuerte al que difícilmente la gente se anima, es doloroso, vergonzoso, un acto que ha sido interpretado como forma de sometimiento por lo que es renegable e inaceptable, inaudito e incluso hay quienes jamás nombran ni nombrarían la sola palabra “perdón”, ni aunque tuvieran que hacerlo, buscarían la forma de evadirla, ni aunque hiciera referencia a un tercero, porque simplemente no la reconocen en sus ámbitos.

Esta dinámica, a la que me di el privilegio de llamar “terapia del perdón”, no incluye, de ninguna manera, ese concepto de sometimiento que implica el perdón para la generalidad. Existen quienes la utilizan con este propósito: unos no la usan para no someterse y otros persiguen a toda costa que unos la emitan para así someterlos. Esto es muy frecuente en ciertos medios, un jefe que busca someter a un empleado puede acosarlo e inventar una situación que lo obligue a pedir perdón y así sellar su relación, como un gato que orina su territorio, lo que les es “funcional” en quien ignora el propósito final –mucha gente, sobre todo jóvenes–, o en quienes lo saben pero no pueden actuar en contra. … Como unas monjas de mi infancia que obligaban a pedir perdón por actos no cometidos, inventados por ellas mismas, y en particular me orillaron en algunas ocasiones a la circunstancia de puños y labios apretados para no llorar pero con las lágrimas cayendo por el chaleco, para luego aplicar el ahora reconocido “bulling” frente a un grupo de niñas –pero ¡lo conseguí, no pedirlo!–. No, ni Buda ni Jesús se refieren al perdón de esta índole, ni creo que el Dalai Lama lo hiciera ni que Dios lo estableciera, sino al que alivia, al perdón que sana.

Este “perdonar” no es fácil, por lo anterior y por los orgullos, el ego, la soberbia, los prejuicios, el pudor, y un sinfín de pruritos que lo han convertido casi en un tabú, que están ahí al momento de ponerlo en práctica y hay que pelear con ellos.

Tampoco se trata de ir a buscar a la gente para pedirle perdón o a perdonarla. No, porque incluso nos lo puede tomar a mal, a causa de los razonamientos anteriores, o porque no está de humor o porque ya se le olvidó o porque no entiende el motivo o porque no está en su momento o porque puede ofenderse, o simplemente, envanecerse, lo que provocaría una situación peor de la que se pretende arreglar. No. No es necesario porque el acto mismo es para quien lo realiza, para sanarse uno mismo, no para los demás; los demás deben sanarse ellos solos, por su propia voluntad. Consiste únicamente en, desde nuestra conciencia y nuestro plexo solar, ejercer el perdón en todas sus formas, dándolo y solicitándolo –aunque la persona a quien se dirige lo ignore– de ida y vuelta, en ambos sentidos, perdonar y pedir perdón, darlo y recibirlo, haciendo el ejercicio –en la imaginación, si se quiere llamarle así– de charlar con la persona, con uno mismo. Es una reflexión profunda. Pero una vez sobrepasada la primera batalla, sucede la sensación de alivio, de lavarse en aguas refrescantes y cristalinas, se alcanza la “iluminación”, o el convencimiento de lo que es esto.

No quiero hablar de milagros porque la “magia” es “natural”, es verdadera: una serie de sustancias y neurotransmisores estarán corriendo por el organismo una vez que se cumple el perdón dentro de uno mismo, para así modificar el estado del cuerpo, convertir acidez en alcalinidad, y con ello nuestra disposición a la vida.

Esto también se consigue en el psicoanálisis, con la diferencia de que éste se tarda unos seis años, si bien nos va; otras terapias psicológicas toman menos tiempo, unos cuatro, o la Gestalt, quizás con suerte, dos. Y el camino es arduo, en general, dolorosísimo. Debe haber otras terapias con más o menos similares resultados.

La del perdón, si se tiene buena disposición, en unos minutos se concluye; si hay barreras, horas o días.

Hace menos de dos décadas, a pasos agigantados los estudios científicos sobre la risa concluyeron que ésta produce endorfinas y dopamina y la posibilidad de curarnos nosotros mismos o, al menos, ayudarnos a la curación, con una mentalidad y una disposición a la vida en equilibrio, sin odios ni rencores ni enojos ni tristezas… sin ese estar rumiando que “fulanito me hizo esto y lo otro y yo le voy a responder”… bla bla. Porque es cierto, son muy comunes las frases: “le voy a dar en…”, “así le va a ir…”, “éste me va a conocer…”, “va a saber con quién se metió…”, “la venganza es dulce…” y lo peor es que son respuestas a tonterías como que se volteó en la calle para no saludar, se metió en su bolsa el encendedor, desapareció su libro, cerró la puerta en sus narices, se le olvidó avisar su horario, se vistió igual. Pero, además, si alguien recomienda dejar esa actitud, se lo interpretan como ¿cursi? ¿anticuado? o ¿moralina? ¿falsa modestia? ¿hipocresía? Inevitable surge la pregunta: ¿qué harían si se tratara de algo realmente grave?... Y ¿cómo estará su organismo? ¿su corazón? ¿sus relaciones afectivas? ¡Qué difícil se contempla, entonces, la vida! ¿cómo vivir así? Y me sorprendo a mí misma cuestionándome ¿cómo aceptaba esa vida?

No mucho tiempo después, las investigaciones colocaron frente a nosotros este milagro en este siglo: La Naturaleza nos dotó de este don sanador, perdonar “de ida y vuelta”, para nuestro conocimiento y práctica, o quizás para que reconozcamos a esta Madre Tierra, le agradezcamos, aprendamos a respetarla y le hagamos reverencia: nuestros organismos producen lo necesario para tener una buena vida.

Este don sanador son los efectos que producen la alcalinidad y la acidez en nuestro organismo en su funcionamiento, los que nos muestran que la acidez excesiva produce y alimenta el cáncer y las enfermedades, y la alcalinidad nos da salud.

La acidez la produce el cuerpo humano en hormonas como la adrenalina y la cortisona a partir de las penas, las preocupaciones, los dolores, el estrés, la tristeza, la ira, la depresión, obviamente rencores y rencillas, envidias, codicia, el deseo de “poder”, de venganza, la ambición desmedida, etc, –estos  son los sinsabores– estas últimas porque provocan estrés, tristeza, rencor en el intento de la consecución, por carecer de eso que se desea.

Y lo contrario es con la alcalinidad: de hormonas y neurotransmisores como la serotonina producidos por la alegría, la risa, el bienestar, el amor, el afecto, el apapacho, el abrazo, nuestra salud mejora. Aquí, mi insistencia en que ¡la misma Naturaleza nos está dando la clave!

No se refuta, de ninguna manera, que sustancias como la adrenalina y la cortisona sean útiles y necesarias, por alguna razón las creó la Naturaleza, se ha comprobado lo eficaces que son para salvarse en un accidente o un desastre, o para detener un abuso como el de unas monjas frente a una niña que se niega a pedir perdón. Pero esto es tema aparte; mientras tanto, pongamos atención a la Naturaleza.  

Entonces, si se tiene una frustración por no haber conseguido el puesto deseado, esa frustración estará produciendo acidez. Si se sufrió un asalto a mano armada o violación, la impresión por el evento estará produciendo acidez prácticamente por el resto de la vida, cada vez que el inconsciente lo recuerde. De igual manera sucede con cualquier tipo de pérdida o decepción, sea en mayor o menor grado, un trauma de la infancia, “un pendiente”, el evento estará produciendo acidez prácticamente cada vez que algo, cualquier detalle, provoque que el inconsciente lo recuerde. Acidez que no escatima rangos sociales. Esto es, por ejemplo, si un empresario ansía comprarse un yate pero el negocio que creyó saldría “redondo” para obtener el dinero que cubriría su costo, no funciona, su frustración por no adquirir ese yate le producirá acidez, la cual actuará en su contra dentro de su organismo; esto es: su ambición le causa un daño, es decir, él solo, sin ayuda de nadie, se causa un daño a sí mismo. Si un hombre desea a una mujer que ya tiene pareja y no lo ama, sucede lo mismo; y si planea obtenerla no obstante, pues sucederá peor. Si se desea lo de los demás y se desea arrebatárselo a toda costa, es mucho peor, los actos implicados en ello, provocarán engaños, tensión por el temor de ser descubierto, envidia, soberbia, enojo y rencilla que son los sentimientos que mantienen ese deseo hasta su consecución, frustración si no se obtiene el objeto de deseo, deseos de venganza, etc; y si alguien constantemente está hablando de venganza por cualquier insignificancia, obviamente se está produciendo acidez en la misma forma y frecuencia. Es decir, quien incurre en estas actitudes se está haciendo daño a sí mismo aunque diga que goza con la venganza, ¡vaya contradicción! Y me he detenido en este punto porque abundan, de modo escalofriante, las personas que hablan de venganza como si se tratara de una salida de fin de semana con los amigos, la fiesta: con gusto y sonrisa.

Esta “terapia”, aunque suena a durar unos cuantos minutos, que es lo que se toma de tiempo cuando hay disposición, no es una tarea que se lleve a cabo de la noche a la mañana como parte de la rutina, las barreras con las que se topa a veces pueden parecer muros infranqueables. El convencimiento completo de que funciona, de que alivia, puede tardar años; uno quizás se convenza un día y decida practicarlo de momento, o tal vez por haber tenido resultados extraordinarios en un caso particular lo practique y, al día siguiente, lo olvide. Es una decisión, sí. Y, al practicarlo, es muy probable estar recomenzando cada vez o, después de creer que ya se domina, tener que recomenzar como si nunca se hubiera hecho antes.

Sin embargo, la frescura de un amanecer en un manantial de aguas cristalinas lo hace muy deseable.

 

   
                 

 

__________________________________

Gracias por su visita  

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

Los contadores anteriores al 24 de noviembre de 2014:

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter

 
 

free counter

Los nuevos contadores a partir del 24 de noviembre de 2014:

contador de visitas
contador de visitas http://contador-de-visitas.com/signup.php

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo