Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 

30.Dic.19

_____________________________________________________________________________________________

 

 

__________________

 

 

 
 

El escritor hidalguense Gonzalo Martré fue homenajeado por La Tertulia en La Bauhaus en su jueves de tertulia del 10 de octubre.

Con la participación de los escritores y artistas Sergio García, Andrés Cisneros de la Cruz, Dulce Chiag, Hugo de Mendoza, Daniela Cruz, Jesús de la Peña, Lara Roth, Alejandro Rodríguez, Verónica G. Arredondo, Freddy Secundino, Félix Pacheco, Víctor Hugo Márquez y la producción de Sergio Alarcón y Edgar Manríquez transcurrió la tertulia agasajando al escritor.

 

 
 

 

 
 

Más de La Tertulia aquí con un clic

 
 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

 
 

 

 
 

 
 

 

 
 

La camiseta que porta Sergio García es diseño de José Fons por encargo de Sergio García para este homenaje, la cual se reprodujo en 200 para el homenaje en Bella Artes donde fueron obsequiadas a los asistentes.

En ella, junto al retrato del maestro Martré, se puede leer parte del corrido que le dedica en este homenaje.

 
 
     
 

 
 

 

 
 

 
     
     
 
 

 

En La Tertulia en La Bauhaus homenaje al escritor hidalguense Gonzalo Martré

 

 

 

 

 

Gonzalo Martré, salmón por el río de abajo hacia arriba...

por Sergio García

 

Hablar de Gonzalo Martré es hablar de un salmón que ha ido por el río de abajo hacia arriba y que ha tenido que remontar los obstáculos, para ocupar un espacio en las letras nacionales. Es un espacio negado un espacio incómodo. Gonzalo Martré nace en Hidalgo, en Meztitlan, con el nombre de Mario Trejo. Militante del PCM, estudia la licenciatura en física, realizan un libro que se lee mucho como libro de texto, Introducción a la Física. Fue director de la Preparatoria 1 de la UNAM, periodista, narrador, guionista del Fantomas, novelista. Satírico. En fin todo un personaje irreverente.
   El libro que lo posiciona en las letras nacionales es: Los símbolos transparentes. Su primer libro es uno de cuentos que se llama: Los endemoniados. Forma parte de la nómina de escritores de la llamada Onda que se caracteriza por utilizar el lenguaje cotidiano e incorporarlo a la literatura. También, es ampliamente reconocido como el guionista de Fantomas.

Es Gonzalo Martré el Chanfalla de ayer
Aún con sus 70 y 10 te da la una y las tres
Viejo Coyote de bar, nadie te puede igualar
En tu forma de bailar se ve quién es general.

Nació en Hidalgo bajo un guaricho
Fue bautizado en barricas de neutle
Y desde entonces es Mario Trejo
Que es ese mismo que Don Gonzalo Martré

Muchos quisieran hoy ningunearlo
Porque no saben trayectoria del mesie
Pero Cortázar le escribía cartas
Y el gran Fantomas puntual salía quincenal

Cuando narras y escribes
el mundo de las letrinas tiembla
Y la Rana Roja vuelve a saltar

Los coyotes aún aprenden
de este joven coyote
que aún persigue zorritas almuzclera
no le hace que en su casa lo regañe
Él es Coyote y es Don Gonzalo Martré.

Bueno hasta aquí esta breve nota del último Libelungo, que por cierto es otro de sus libros (Breton, la Walkyria y el último libelungo). Por el que le gustaría ser recordado. Larga vida a Don Gonzalo Martré.

 
     
 

 
 

Por su parte, el maestro Martré, luego de agradecer, habló, entre otras cosas, sobre la calle y la plaza de las Vizcaínas que fue en una época una zona de tolerancia y había una carpa donde se presentaban muchos artistas que después se hicieron famosos. Pero en ese mismo lugar, La Bauhaus, se vendían las famosas “veladoras” que eran una bebida de canela con alcohol de caña de 96 grados que colocaban formadas en hilera en el mostrador, todas encendidas a 80 centavos y el que llegaba le pagaba a una mujer gorda enorme que las vendía, apagaba una y se la tomaba derecho.

 
 

 
     
   
 

 
 

 
     
     

______________

_____

   
           

 

______________________________________________________

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc  ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas http://contador-de-visitas.com/signup.php

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo