Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
     
 
           
           
 

 

Más de  
 

Carlos Villalobos

 
     
     
     
     
     
  Costa Rica  
     
     
     
     

 

   

23.May.22

 

 

Del poeta costarricense Carlos Villalobos

 

 

 

 

La conjura de Belén

                       

 

 

 

No caben más heridas

en la punta del cuchillo.

No caben más garrotes

en el cráneo de los rebeldes.

Estos muertos

no cabrán nunca en su ceniza.

 

La conjura de Belén fue terrible.

José de Bustamante y Guerra

le sacó las vísceras al día

antes de que alumbrara el fuego.

 

 La conjura de Belén fue terrible.

Condenaron a la horca un río

antes de que el mar se lo tragara.

Le arrancaron las pupilas

a San Carlos de Borromeo.

No hubo suficiente tinta

para imprimir en el aire

las palabras de esta noche.

 

Ni siquiera las piedras pudieron

esconder su nombre.

Ni siquiera los barcos viejos

pudieron encontrar la costa.

 

Veamos.

Era 28 de octubre de 1813.

Un círculo de escribas se tatuaba lanzas rojas

en la punta de la lengua.

En la celda de un convento

los curas hacían relojes

con pólvora de Dios.

 

La conjura de Belén fue terrible.

Del otro lado también estaba el ojo del Espíritu Santo

y el palio del obispo que ladraba

con la Biblia abierta.

 

La conjura de Belén fue terrible.

Los insurgentes se vistieron con su propia sombra.

A unos los mataron con las sogas del infierno

a otros les dieron a beber las letras del desierto.

 

Esa noche los rebeldes

se tuvieron que comer sus propios huesos.

 

 


 

   
     
     

 

Gracias por su visita

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

tulancingoculturalcc@hotmail.com 

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo