Tulancingo cultural

tras los tules...

 

Principal

en las letras en la música y la actuación en la plástica sociedad y sociología histórico tradicional y legendario interesante gastronómico ciencia y tecnología hacedores
     
 

cultura - derechos de autor - columnas y artículos - derechos humanos - mujer

 
 

técnicas alternativas - muertos - medios de comunicación - asociaciones y grupos - centros y actividades culturales - convocatorias

 
 

gente

 
     

Ene.2006  

 

                                                            DE KAMA AL NÉCTAR

 

 
 

MI VETA ÍNTIMA

Por Linda Wurts

 

Acabo de entregar la llave al empleado del autolavado. Desde la minúscula recepción, observo a través del cristal de la ventana. El color rojo de mi camioneta es casi invisible, bajo las capas de lodo y polvo que trae pegadas como costras. A nadie le puedo mentir que fui a la fiesta de mi primo Juan en su rancho. Me delatan una serpentina y un globo desinflado que se quedaron en la cabina. Yo ando arrastrando las ojeras y con una sed marca diablo, busco algo para beber. Me dirijo a la máquina que vende café instantáneo y golosinas. Medio adormilado, me pongo a canturrear una canción y se la dirijo con una caravana, a la “mamacita” que está en un cartón publicitario. Una rorra que anuncia unos aditivos y que sostiene frente a su pecho, un letrero que dice: “DALE VIDA A TU MOTOR”.

Por supuesto que no reparo en el producto que publicita, más bien repaso de arriba abajo las curvas de la modelo y jalo una silla. Me siento como si hubiera pasado un elefante por encima de mí­.¡Ya no aguanto como antes! Eso sí­, estuve haciendo mucho aspaviento de que podí­a comer por lo menos quince tacos de carnitas, varias chelas y unos cuantos tequilitas. Hoy mis tripas andan patinando, igual que el mequetrefe que le da un brusco acelerón a un auto azul que va llegando ... ¡Caray, se ve que no es de él!

De nuevo la chica, con su coqueta sonrisa, atrae mi atención. Me hace pensar en MI MOTOR. Si al vehí­culo lo lavo, lo mantengo bien. ¿Qué carajos estoy haciendo con mi cuerpo? Me pregunto... ¿Qué pasaría si me preocupara por usar el mejor aceite para todo el engranaje que cada vez tiene más arrugas y produce más quejidos? Me debí quedar medio adormilado y me soñé como galán de cine, acurrucando a esa belleza entre mis manos. En eso, se abre la puerta y entra una mujer que no conozco. Mi corazón palpita, de inmediato sumo la panza y medio me incorporo. Le doy sorbos a mi café, con el deseo que se espante mi cara de desgano. ¡Está¡ regia la malvada! Girando las caderas, me avienta una mirada de reojo, como que me lanza un: “hola”. Y yo tan bruto, ni siquiera me doy fuerzas para contestarle. Ella deja un libro y algunas cosas personales sobre la silla, me hace señas con la mano y veo que se dirige al sanitario de mujeres.

–Sí,­ claro, yo le cuido sus cosas. No se preocupe. ¡Puf! Finalmente pude decir algo. Al menos ya sabe que no soy mudito. Mi eterno guerrero conquistador interno, se alborota. Poco tiempo después, la veo que sale, jala la silla que está en el otro extremo y busca la página donde está el señalador en un libro que trae consigo. Me manda unas “gracias” con la cabeza y una sonrisa. Oculto mi rostro tras una revista. Alcanzo a ver el reflejo de su silueta en la ventana. Su espalda está tan derechita, que de inmediato corrijo la mí­a. Se le ve feliz, segura de s í­­ misma. Me armo de valor y comienzo a preguntarle por la novela que está leyendo. Parece que me la mandó Diosito, porque de inmediato me empieza a hablar sobre la importancia de mantenerse en forma. Ya no tanto por presumidos, sino para por lo menos no llegar a los 50 con un montonal de achaques. Me habla sobre la importancia de seleccionar lo que comemos con los oídos, la vista y por supuesto por la boca. Seguro que notó mi cara de pendejo, porque de inmediato me aclaro: “Lo que observas, lo que escuchas y lo que metes a tu estómago, determinan lo grandioso que puedes llegar a ser”. Me habló del Ayurveda, de cómo manejar el estrés y cómo dirigir a un nivel más profundo el pensamiento, para que todos los procesos metabólicos, se lleven a cabo sin el menor esfuerzo. Dijo que habí­­a que ser precavido. Y para rematar, hizo la comparación con el motor de un auto. ¿Qué, prefieres tener un motor de BMW o de un modelo desvencijado? No, ni hablar...

 
     
  De kama al néctar es el libro de Linda Wurst que proporciona técnicas para reactivar el espíritu de juventud, da consejos para la mente y el cuerpo, que ayuda a vencer los malos hábitos y a quererse a uno mismo con inteligencia, ternura y amor.

Si exclusivamente le das lectura, quedará en el archivo de tu mente.

Si lo llevas a la práctica, mejorará tu figura.

Si sientes con emoción sincera los mensajes, permitirás que tu conciencia tenga un viaje con herencia.

 

¿Qué es el Ayurveda? Entra en la página de Linda Wurst y descubre sus orígenes, qué son los "mudras" y te sorprenderás de lo que pueden hacer por ti.

 

 
     
     
  Si te atrae, Linda Wurst te regala un ejemplar de De kama al néctar, sólo comunícate con  

 

 

 

El nombre espiritual de la autora es Sharada. Originaria de Huauchinango, Pue., actualmente radica en Argentina. Es química-farmacobióloga con experiencia en investigación en los National Institutes of Health y American Red Cross Research Laboratories. Certified Water Specialist-.III. Yogui Siromani de Vedanta Forest Academuy. Su formación está vinculada con las enseñanzas de AOBO, Fundación Indra Devi, Sri TKV Desikachar (krishnamacharya Yoga Mandyram), Silvananda y Swami Visnu Devananda. Estudió Medicina Ayurvética en Fundación de Salud Ayurveda Prema-Gujarat Ayurved University y estudios avanzados de Yoga y Ayurveda, en el American Institute of Vedic Studies con Pandit Vamadeva  Shastri. Actualmente, Linda Wurts es maestra de yoga en el Centro Sivananda de Buenos Aires y coordina talleres de Ayur-yoga en Argentina.

 

 

 

 

 

 

 

 
     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

___________________________________________

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

tulancingoculturalcc@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio