Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

cultura - derechos humanos - derechos de autor - indígenas - mujer - seguridad - paz

 
 

ecología - técnicas alternativas - festejos de muertos - reconocimientos - bibliotecas - escuelas - personajes - mujeres

 
 

caras y gente

 
     
   
     
  Arte y psicología  
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
  Sueño y psicología  
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
   
 

24.Jul.21

 
     
 

 

Las puertas perceptuales: vivir el sueño despierta

Mar*

 

 

 

 

Somos interconexión de causalidades neuronales, pura electricidad encontrándose a sí misma. Somos campos de posibilidad para la creación, jarritos donde se vierte y se moldea la experiencia humana.

Las fases y capas de realidad son múltiples y simultáneas. Según la física cuántica, los místicos, sabios y exploradores de la conciencia en general, el tiempo no es lineal. Es posible viajar en el tiempo para modificar el pasado e incluso el futuro. Esto nos coloca en la excelentísima ironía de que somos creadores de la realidad, existimos en una infinidad de posibilidades.

Nuestra plasticidad moldea la percepción para acomodar y consensar lo que vivimos como real y distinguirlo de lo que soñamos como irreal. Lo que quiero sintetizar con lo dicho es que somos conciencia viajando y experimentado la vida humana. Despertar a la creación requiere de atención.

De alguna manera, en el contexto sociocultural de Occidente (entiéndase como cuna del pensamiento separatista y en extremo racional) hemos creado, y sobre todo creído, que la vida es absolutamente real, que lo que vivimos “despiertos” se distingue de lo que vivimos cuando estamos “dormidos”.

Hemos dejado de poner atención, cuidado y, sobre todo, conciencia a una buena parte de nuestra vida. Nos adormecemos sumergidos en la incapacidad de atender el mundo interno, aquel en el que se gesta y desde donde nace la luz de la conciencia, conocida también como el Gran Misterio.

Las puertas del ensueño nos esperan para descubrir grandes campos de posibilidades, tan reales como lo que consideramos real dentro de la percepción habitual. Sin embargo, atravesarlas requiere de mucha energía que desgastamos de diferentes formas.

Este cuestionamiento de la realidad proviene de experiencias que me sucedían recurrentemente al irme a dormir. En cierto momento, comencé a percibir sensaciones de estar inmóvil, “parálisis del sueño”, acompañada de un sonido en extremo intenso que, al parecer, venía desde el interior de mi cerebro. La sensación de inmovilidad me daba pánico, pues claramente apreciaba cómo me iba separando de mi cuerpo físico y me encontraba en uno más ligero, menos denso.

Mi percepción de lo físico se deformaba cuando el sonido aumentaba, y con este, la sensación de salirme de mi propio cuerpo. Era terrorífico y al mismo tiempo fascinante. Sentía que tocaba puertas dimensionales hacia otros espacios de conciencia, tan reales como lo que consideraba real en esos momentos de mi vida.

Estar en ese espacio, aespacial, era terrible, pues sentía la conciencia atrapada en un limbo de realidades. Con el tiempo aprendí a soltarme y permitir la experiencia completa. Desde entonces, en muchas ocasiones el sonido se volvía más profundo, con tonos y matices distintos. A veces lograba salirme del todo y veía un mar de estrellas pasando a mi lado, era como  pasear por el cosmos y volver de pronto al cuerpo. Tan real como cualquier otra sensación cuando me encontraba por completo “despierta” dentro de mí.

Comencé una especie de investigación informal en la que exploré el campo de la realidad en ese estado de conciencia (he de aclarar que este estado lo viví desde niña y siempre fue en plena lucidez y sobriedad).

El ejercicio de despertar dentro del sueño permite ver hacia dentro, conocernos con mayor profundidad, experimentarnos como viajeros de la conciencia, navegar en nuestros miedos y sanarlos. El camino para despertar en el sueño es largo y arduo, requiere de un acecho constante y está lleno de trampas egocentristas que nos hacen creer que estamos despertando del letargo al que nos hemos acomodado humanamente. Aun con trampas, me parece más entretenido vivir de esta manera la realidad, cuestionándola y desdibujando los límites entre el soñar despierta y despertar soñando.

Cada experiencia en este tránsito del ir y venir del cuerpo físico ha sido distinta. Algunas veces he podido decidir si entrar o no por esas puertas. He encontrado en la investigación que, cuando hay resistencia, el proceso se vuelve mucho más dificultoso, pues la conciencia se queda atrapada en el sonido estridente, sin dirección, estancada. En cambio, cuando se permite el flujo de la fuerza, se llega a lugares de mucho aprendizaje, de mucho misterio, a realidades grandiosas que me empoderan.

 

 

 

 

 

 
 

 

             

Gracias por su visita

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo