Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

cultura - derechos humanos - derechos de autor - indígenas - mujer - seguridad - paz

 
 

ecología - técnicas alternativas - festejos de muertos - reconocimientos - bibliotecas - escuelas - personajes - mujeres

 
 

caras y gente

 
     
   
  Sueño y psicología  
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
   
 

3.Dic.20

 
     
 

 

Trastornos del sueño

Daniel Medina Reyes

 

 

 

“Una de las obras más importantes del siglo pasado vería la luz al inicio del nuevo milenio, a pesar de haber sido escrito algunos años antes, en 1899, y tras el retraso de su publicación para marcar la importancia de dicho texto que nos anticipaba la relevancia de su contenido.

Innumerables escritos a favor y en contra surgieron a raíz de lo descrito por Freud en La interpretación de los sueños. Sus aportaciones nos orillan a concebir la psique humana y sus pasiones en formas completamente distintas y poco convencionales para su época. El contenido de los sueños resultaba intrigante, y más aún aquellas afecciones que implicaban el ciclo del sueño, donde lo cotidiano se complicaba. La medicina y la psiquiatría clásica tratan los trastornos del sueño como una dolencia física, y su solución se logra de la misma manera, lo que impide abarcar la totalidad del trastorno. En las cartas que Freud dirigió al doctor Víctor von Weiszaecker, neurólogo de la Universidad de Heidelberg, hacía hincapié en la complejidad de las afecciones físicas y su diagnóstico, pues podía resultar sencillo, pero incompleto, atribuirlas a meras situaciones orgánicas, dependiendo de la visión médica que tanto psiquiatras como practicantes de psicoanálisis poseyeran debido a su formación, por lo que la narración de las afecciones y sus semejanzas con los signos orgánicos podían pasar inadvertidas.

Los abordajes sobre las afecciones del sueño nos orientan sobre las dificultades orgánicas en cada caso; sin embargo, las afecciones psíquicas resultan diversas. La función del sueño es mantenernos en reposo durante las horas de descanso, pero el contenido de los sueños resulta perturbador en ocasiones. Todo sueño es un lenguaje, y muestra en imágenes lo que sucede en nuestro inconsciente; los deseos insatisfechos se presentan sin claridad y solo pueden ser apreciados mediante su relato en un espacio analítico. El cuerpo en psicoanálisis no se concibe como una dualidad, donde lo orgánico y lo psíquico se encuentran divididos; incluso la psicología clásica o la psiquiatría no lo conciben así. En los estudios de Charcot con mujeres histéricas, que llevaron a Freud a desarrollar sus teorías, se aprecian los efectos de la palabra en el cuerpo.

Tras los procesos orgánicos que conducen al bloqueo de las acciones de vigilia, como el habla o el movimiento, el inconsciente toma los elementos del día a día para continuar con los procesos psíquicos. Freud plantea que dicha actividad nunca cesa, por lo que aquello que nos aqueja o nos satisface continuará a nivel inconsciente mostrando los deseos insatisfechos. Dicha información se encontrará codificada debido a la represión, pero como esta algunas veces falla, puede suceder que el estado de reposo no se inicie o sea interrumpido por diversas razones. Usualmente, los sueños no son recordados en su mayoría o en su totalidad; en otros casos, son olvidados, dependiendo del contenido, del estado anímico y de la particularidad de cada soñante.

Los trastornos del sueño vienen acompañados, por lo general, de momentos de angustia en el estado de vigilia. La falta de sueño altera el estado anímico y se convierte así en un ciclo donde uno afecta al otro, lo que genera que el efecto se aprecie en el cuerpo, en la alteración del sueño y en el modo en que este se desempeña. La raíz puede quedar velada por diversos factores físicos; sin embargo, el que se encuentre presente en el estado de sueño torna el padecimiento en algo particular, cuyo abordaje dependerá del tratamiento que se decida proporcionar. En dichos casos, los efectos no solo serán notorios al momento de dormir, también lo serán en la vida cotidiana del sujeto que lo padece y los actos inconscientes se harán presentes: equívocos, accidentes, así como cansancio y poca atención a las labores cotidianas son algunos ejemplos de las alteraciones vividas.

 

 

 

 

 
 

 

             

Gracias por su visita

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo