Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
     
           

29.May.17

   
 
     
     
 

Derechos de Autor

Derechos Humanos

 
 
 

3 de mayo: Día Internacional de la Libertad de Expresión

 
 
     
 

Declaración Universal de Derechos Humanos

 
     
     
  Declaración de Principios sobre la Tolerancia  
     
     
 

Derechos de Autor

Derechos Humanos

 
 
     
     
  La Libertad de Expresión
en la Legislación Internacional

 

 
     
     
     
     
     
     
     
     
     

 

La "terapia" del perdón

La solidaridad

 

 

Mitos y leyendas

El karma: la proyección de lo que hacemos

 

 

Más de la autora aquí con un clic

 

       

2.Jun.17

 

por Cristina de la Concha

 

A ver...

 

Cómo hacer las cuentas de los candidatos… empecemos por considerar por qué se candidatean, ¿realmente quieren hacer algo por su país? Creo que, hasta hace un año, esto es lo último que la mayoría de los candidatos se preguntaba y lo hacía ya a punto de iniciar campaña para poder elaborar su discurso, porque todos ellos de esa mayoría ya sabían prácticamente a lo que iban: unos a perder y otros no a ganar sino a obtener la elección porque ya tenían asegurada la compra. Y la ciudadanía, lo sabe, en este momento ya no hay duda al respecto, el pueblo lo sabe, pero qué es lo que pasa en lo que pasa lo que pasa, me cuestionaba y algunas dudas se despejaron.

Pero primero, ¿por qué lo anterior en pretérito? porque las cosas están cambiando, porque la violencia y la corrupción que han golpeado con fuerza, han hecho a la ciudadanía más consciente y sí, México está despertando, México despierta ya, y esa historia que escribo ahora se va a acabar pronto, para lo que es necesario seguir circulando la información y que la gente, el pueblo termine de darse cuenta y de aceptar que sólo el pueblo va a salvar al pueblo, que tiene que participar, que no debe dejar todo en manos de otros, que debe inmiscuirse, como dijera hace unos días Miguel Bosé en relación a la perspectiva mundial en una entrevista con Jorge Ramos: el ciudadano tiene que actuar, tiene que ser más serio, más comprometido, más activo, más activista. O como describiera Rubén Albarrán de Café Tacuba si dejara las llaves de su casa a unos cuates por seis años, para cuando regresara se encontraría con que hicieron las fiestas más locas, que vendieron hasta la tubería y ya no hay nada ni la construcción porque como cascajo lo sacaron, que tenemos que observar lo que hacen los políticos y participar en la política pues el que no lo hace es parte de toda esa corrupción.

Así, pues, hemos visto que las elecciones las han comprado con negociaciones, unos les dan tantos votos a cambio de prebendas. Aquí lo interesante es ver cómo las mañas fueron en aumento y así la mayoría de los candidatos porque éstos vieron que podían hacer negocio “personal”, que ya no era como hace décadas en que nadie quería ser candidato ni un cargo público porque les quitaba tiempo a sus verdaderos trabajos personales, descubrieron un "nicho" tan sólo suprimiendo la ética, como si le dieran clic. Entonces, comenzó la rebatinga, a candidatearse no porque pensaran en ganar o en ayudar a su país o a su gente, no, sino por vil lucro. Pero, veamos más adentro: lo hacen unos para cotizarse, para que los vean los otros políticos, para mostrarse; otros, con el objetivo de lograr hacer una campaña para tenerla ya como background, en su currículum para las siguientes las que sí creen ganar, perdón, no “ganar” sino, mejor dicho, “obtener la elección”. Pero hay otros –y  estos merecen alguna consideración– que lo hacen por protección, una cierta protección que da mantenerse a la vista del público y estar en un partido. Y pocos, sí, muy pocos realmente, lo han hecho con la convicción verdadera y honesta de ayudar a su país… porque los abusivos descubrieron ese "nicho", ¡el negociazo de sus vidas!, creyeron que el mundo –recurriendo una vez más a José Alfredo Jiménez– era suyo y hasta nos dieron su olvido, se olvidaron de lo más importante: de nosotros, del pueblo, con dinero del que reciben del Instituto Electoral para su campaña, con el que solicitan en calidad de apoyo para campaña a los simpatizantes, a sus amigos y conocidos "negociando" prebendas. Y si a esto le sumamos que venden sus votos o que se candidatearon como una "negociación" por la que obtendrán una ganancia, sea cual fuere, pues ¡allí está el negociazo que nunca jamás en sus vidas de otro modo imaginaron llegar a hacer!

"Negociar" entre comillas porque acentuaron su acepción de negocio, ese sentido que se le da a "hacer negocios", si no hay negocio, no hay ganancia, si no la hay, no le entran. Así de simple. Negociar para ellos dejó de ser el acto de mediar, calibrar circunstancias para valorar lo mejor en el sentido ético para ambas partes, y si hablamos de elecciones y Estado, esa valoración tendría que considerar al pueblo, al Estado, sin embargo, en estas nuevas negociaciones, desaparecen estos rubros, la valoración radica en lo personal: si no hay negocio, no "le entran", es decir: si no tienen ganancias personales cuantiosas para que valga la pena el esfuerzo.

Aunque por otro lado, podemos pensar en que los candidatos y su equipo de campaña deberían tener, de algún modo, cubierto el tiempo y sus recursos dedicados a esta actividad, porque no podríamos exigir que dejen de percibir un ingreso mientras están en campaña pues de qué mantendrían sus gastos normales. Claro. Pero, entonces, se dan a esas negociaciones, "se entregan", "invierten", y... se cobran a manos llenas. Aquí es donde se esfuma el fino hilo entre "negociar" y "negocio", posiblemente de ahí el cinismo desplegado, negociar se vuelve justificación, el pretexto perfecto, y quienes no aceptan negociar son tildados de intolerantes, cerrados, y un sinfín de epítetos, como si se negaran al diálogo, otro pretexto para quitar puntos a los candidatos que por honestidad se rehúsan a negociar, aprovechándose de que la gente no sabe que a lo que se están negando es a "hacer negocios". Estas negociaciones no vienen a ser más que corrupción encubierta. Así que entre pre-candidatos no negocian quién sería mejor funcionario, quién tiene más posibilidades, la capacidad, la disposición, el impulso para hacer un buen trabajo para el pueblo, no, sino de cuántos dígitos la prebenda, de “a cómo el arreglo”. Lógicamente esto no ha resultado en buenos candidatos, y ésta es una razón más para que el pueblo participe, poder lograr candidatos valiosos, con vocación de servir y sentido de la ética.

Ha habido asimismo quienes no persistieron en su honestidad porque los embarraron en algún ilícito o porque los coaccionaron con amenazas y chantajes aunque, por supuesto, un gran número porque se dejó convencer o por opción propia. Muchos quizás pensaron que no pasaba nada, y habrá quienes estén dándose de topes contra la pared por haber contribuido al estado en el que se encuentra el país.

Debo añadir que, aun así, no todo son mieles en hojuelas de almendras para los candidatos, no, la tienen difícil porque la rebatinga es cruenta, salvo los "consentidos" de algunos partidos en general, con todo el dinero que está de por medio jugándose, se dan tremendos cocolazos y no la pasan bien. Y es muy posible que ése sea uno de los motivos por los que han robado a costales bien surtidos ya en el cargo, como una suerte de "cobro" por el maltrato, que incluso por revancha se corrompan. Aunque también esos costales les son muy apetitosos para protegerse a posteriori.

En esta vorágine, están los “vendidos” y los “infiltrados”, los “colaboracionistas”, que han proliferado de todos lados ya no sólo en los comicios y se introducen de unos partidos en otros, con la tarea de informar, poner todo tipo de obstáculos, trampas, “enganches”, etcétera; además de presionar, dan oportunidad a esas "negociaciones": de funcionarios que, de un partido, ofrecen sus votos al de otro partido, a cambio de que, al ganar el candidato, éste le “proteja las espaldas”, esto es no permitir que sean acusados de fraudes u otro tipo de delitos –de ahí tanto ratero suelto–, o bien, de que en el Congreso vote a favor de las iniciativas en contra de las de su propio partido, de meter zancadillas a su propio partido, ofrecer cargos públicos a cambio de “donativos” para la campaña, o permisos como las ya muy conocidas licitaciones en el ámbito de la construcción, ámbito de elevadas ganancias, para luego andar por ahí “dándose las tres”, vanagloriándose de una maravillosa construcción, sea carretera o parque o edificio municipal, usándolo de campaña, con unos milloncitos al bolsillo: tirando pájaros, dos, tres o más de una vez. Con la certeza que esto les da, el saqueo aumentó tremendamente, lo hemos leído en los recientes meses, y, así, la corrupción envuelta en cinismo y desvergüenza. Es decir que en estos partidos, los militantes se han puesto a jugar como si estuvieran en Las Vegas, en lo que han llamado “pragmatismo”, ganar por ganar de la manera que sea, pero ganar, y como todo vicioso del juego, apuestan, meten, ponen, quitan según su conveniencia pero de una mejor manera que en una casa de juegos porque aquí sí obtienen ganancias, aquí sí hacen trampas con libertad, unas por debajo de la mesa que de todos modos se les ha permitido y otras de manera muy abierta, como aquella de que el partido de mayor antigüedad recibe del gobierno un monto muy superior al que reciben los otros partidos al contender para las elecciones, lo que coloca a éstos en gran desventaja y esto ha sido legal. Comprar votos ha sido, la mayoría de las veces, incomprobable y lo mismo sucede con las “negociaciones” mencionadas. Aquí todos han ganado menos los honestos que, aunque sean pocos, sí existen, todos han ganado incluso los candidatos perdedores deshonestos con su venta de votos, en esto, contrario a lo que sucede en Las Vegas, “la casa pierde”.

No pocos, ante este panorama, con gran decepción, o desertaron de los partidos o desistieron de participar y de votar, unos, perplejos ante resultados de votaciones internas a favor de los peores candidatos, preguntándose si eran estúpidos los votantes o tenían otros motivos para inclinarse por quien carecía de los atributos para la contienda. No pocos decidieron que ni siquiera expedirían su credencial para votar, ya ni porque la solicitan como identificación oficial para otros trámites. No pocos se han abstenido y pregonaron el no-voto, la inutilidad de ir a las urnas, la “Otra Campaña”, por ejemplo, y no pocos han hablado de que “todo ya está arreglado”, “desde arriba”, que qué sentido tiene, y de un “sistema”, “el sistema” le dicen, lo que hace pensar que no podrían ser más que “infiltrados”, pagados, promoviendo el abstencionismo que tanto favorece a los partidos de mayor voto duro. Pero sí no pocos, ante el desencanto, se dirigieron al abstencionismo que no es más que una forma de aceptación de lo que resulte, de lo que hay, de dejarse someter por ese sistema que en realidad no existe más que porque lo creyeron, si lo rechazan, se esfuma en el aire porque nada lo sostiene más que el creerlo. Es como una fiesta, si nadie va, no hay tal y ahí se quedarán la orquesta y los canapés, sin escucharse y sin servirse, ese “sistema”, mito inventado por un grupo, no existe si nadie asiste, si nadie lo cree, si nadie le da cuerda. Lo que sí existe es que alguien llega al cargo y adquiere poder público y con ese poder ha dañado al pueblo, y existen las elecciones con votos bien tangibles y existe el pueblo para dirigir los votos hacia el bien común.

A ver… ¿“la casa pierde” ? No. Ya no. Ahora la casa está para ganar y leer en próximos encabezados: México despertó. A votar todos porque, aun con lo mencionado y lo que persigan añadir, a la corrupción no le alcanza contra todos. 

Porque ya distinguimos en qué consisten sus triquiñuelas, porque los corruptos ya nos mostraron cómo se manejan, porque ya vimos hasta dónde han llevado al país, porque ya palpamos sus mentiras, las desmenuzamos y se las extendemos en sus narices.

 

   
                 

 

__________________________________

Gracias por su visita  

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

Los contadores anteriores al 24 de noviembre de 2014:

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter

 
 

free counter

Los nuevos contadores a partir del 24 de noviembre de 2014:

contador de visitas
contador de visitas http://contador-de-visitas.com/signup.php

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo