Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
 

 

 
 

 

 

Ni Dumbledore ni Gandalf… Julio Torri-C.

 

Ni Dumbledore ni Gandalf… Julio Torri-C. 2ª versión

 

 

 

Campaña arbórea

 

Día Mundial del Arte

 

La "terapia" del perdón I y II

 

Mitos y leyendas

 

Mitos VI

Mitos V

Mitos IV

El karma: la proyección de lo que hacemos

 

Mitos III México y la mala suerte

De los trabajos “de oscuridad” y “la tenebra”

 

Más de Cristina de la Concha aquí con un clic

       

31.May.24

Cristina de la Concha

 

Riesgo circular…

 

 

 

Si bien las mujeres hemos avanzado a pasos agigantados en la última década en la lucha contra el machismo, la misoginia y la discriminación, en los tiempos de hoy en que se habla de que éstos son “de mujeres” y ha abundado la presencia femenina en las contiendas electorales, la mujer sigue en riesgo, ahora no solo por discriminación y violencia de género sino por lo contrario: el cuidado extremo de no caer en machismo y misoginia. Sí, es una desgracia ya que ha sucedido que se aceptaran desplantes, ofensas y actitudes agresivas infligidas por mujeres sin que se manifestaran protestas en contra únicamente por ser mujeres quienes las cometieran, esto es grave pues otorga a estas mujeres un empoderamiento dislocado, injusto, como se vio en las marchas feministas de 2019 y 2020 donde grupos femeninos cometieron actos severos de violencia, encapuchadas vandalizaron locales, rompieron en una ocasión la bandera nacional, prendieron fuego e incluso una de ellas se prendió a sí misma por descuido, golpearon periodistas, hicieron pintas y en un video se vio a una señora enseñándole a su hija de unos 5 ó 6 años de edad a realizar estas pintas, lo que se calificaría como “enseñanza a ser agresiva”, tergiversando así el concepto feminista. Estos destrozos con la bandera de un pseudo feminismo desarmaba a la ciudadanía que debía mantenerse en silencio pues la protesta en contra sería vista como misoginia y machismo, como discriminación de la mujer. Esto nos colocaría, entonces, a las mujeres como seres “inabordables”, no fuera a ser que nos ofendiéramos y los acusáramos de discriminación, lo que implicaría que se originara una especie de cerrazón entre mujeres y hombres, bloqueo en la comunicación, rompimiento de parejas, disminución de nuevas parejas.

Esto, precisamente esto, ha estado siendo empleado por la mafia del poder, por los enfermos de ansias de poder que solo andan buscando la forma de conseguirlo y entonces se hacen de las mañas más arteras, más ruines, y una es aprovechar las cuestiones coyunturales, las “modas” o inclinaciones con el único afán de captar al electorado. Hoy día, para nuestra fortuna, hay mujeres y hombres protestando en contra del machismo y la misoginia y, por cada evento contra la mujer, se manifiestan en contra, pero, para nuestra desgracia, esto, los de la mafia del poder lo tomaron a su favor y diseñaron una nueva estrategia para obtener votos tal y como lo hicieran en aquella elección en que, con una “historia de amor” a través de la t.v. con una actriz y un político de físico atractivo que contrajeron nupcias, planearon captar al electorado y elevar la votación a su favor. Estos hombres vieron su oportunidad al percibir el enorme crédito que adquirieron las mujeres con movimientos como el “metoo” y la lucha contra feminicidios y la violencia de género que los consideraron aspectos altamente redituables para sus campañas. Contemplaron esta nueva situación de la mujer como la estrategia del momento: mujeres en candidaturas y cargos públicos para, a través de ellas, cosechar canonjías, dádivas, licitaciones, privilegios, y, en efecto, disponer de ellas para ser ellos quienes rigieran en el cargo, mujeres quienes se postularan y lograran ubicarse en el puesto desde donde ellos, tras bambalinas, ordenaran, dispusieran, distribuyeran recursos entre sus allegados, y un sinfín de florituras, abusando de la ciudadanía. Así, por una parte, utilizan el factor actual de reconocimiento de la mujer, la “moda” de que “es tiempo de mujeres” y, por otra, a su vez, el “temor” “de moda”: nadie dice nada contra las mujeres porque podría ser denunciado por machismo y misoginia y, en este escenario, acomodar a cualquier mujer, incluso a la más incapaz de desempeñar un cargo, pues ellas poseerían por ahora la habilidad de atravesar la senda de críticas, caminar incólumes, inmunes a cualquier comentario contra ellas, porque cualquier opinión en favor del pueblo y en detrimento de la candidata en cuestión sería susceptible de ser revirado como “violencia de género”, es decir, usar la defensa de la mujer como chantaje para derribar obstáculos, evadir los cuestionamientos de la ciudadanía y llegar al cargo, cuando lo que se busca de los candidatos en campaña política es la honestidad, la convicción de justicia y ética y la capacidad para desempeñar el cargo, esto es lo que atañe a la ciudadanía principalmente y no el género, puesto que una persona, hombre o mujer con convicción de justicia siempre impulsará iniciativas justas para la mujer, siempre la tomará en cuenta así como a los demás sectores de la población, y los ciudadanos tienen derecho de cuestionar a quienes pretenden ser electos. Las mujeres deben tener las mismas oportunidades de los hombres de ser votadas pero el planteamiento de que es necesaria la presencia de mujeres en los cargos carecería de validez si las mujeres candidatas no poseen las aptitudes ni la capacidad para desempeñarse.

En muchos casos colocarían, entonces, a mujeres, las que fueran, con o sin preparación, con o sin conocimientos, con o sin carácter o disposición, con o sin capacidad para los cargos, con la idea de que esto no importaría pues ellos serían los que gobernarían detrás. En nuestro país abundan las mujeres capaces, preparadas, con los conocimientos y el temple necesarios pero si, entre ellas, alguna -o algunas- aceptara ser manipulada y dirigida por otros a cambio de ostentar un cargo -que, de otro modo, no conseguiría-, su capacidad, preparación, conocimientos y temple serían anulados por esos mismos manipuladores.

Y la mujer se ubicó en este riesgo sin preverlo ni imaginarlo siquiera, la balanza que pesaba contra ella, se fue hacia otro lado pero no al deseado, no de manera favorable para ella porque persiste la intención de usarla; aquellos que la tienen son, per se, misóginos y machos, ellas son, en efecto, valoradas y ante el pueblo, el pueblo lo creería, pero en realidad son valoradas por estos misóginos como objetos mediante los cuales es posible conseguir un poder público y se perpetraría, luego entonces, un abuso en el pueblo, en la ciudadanía que votaría por estas mujeres.

Ergo, también quedó el pueblo en esta circunstancia de riesgo, en la de realizar un sufragio erróneo, sin noción de ello, por alguien a quien tendría que tolerar por varios años durante los cuales ese alguien, la funcionaria, estaría tomando decisiones dañinas para la ciudadanía, para las familias.

¿Que de esta “moda” se conseguirían mejores políticas para las mujeres?, sí, seguramente si las mujeres son realmente impulsadas por su propia convicción de ser mujer y de lucha por la mujer, sin embargo, esto no sería así por parte de mujeres manipuladas por hombres, mujeres que estarían viviendo, ya en campaña, violencia de género al ser empleadas únicamente como instrumentos para llegar a esos puestos.

Éste es el enorme riesgo a que conllevó este grito de mujer por circunstancias de igualdad, por que se valoren nuestras capacidades, a que se utilice a las mujeres en este supuesto tiempo de mujeres para lanzarlas a puestos y candidaturas solo por ser mujeres, a contiendas que no serían capaces de desempeñar para alcanzar cargos que tampoco desempeñarían de la forma debida pues no les sería permitido, solo porque “es tiempo de mujeres”, y cuestiono, ¿qué sentido tiene que sean “tiempos de mujeres”? o ¿qué tiene de “tiempos de mujeres” esta época si existen esos hombres que siguen utilizando a las mujeres, si continúan cometiendo aquello de que han sido acusados y unas mujeres continúan aceptándolo, sobre todo en algo tan importante como es un sufragio?

 


 

 


 

[1] El istar que fue enviado a la Tierra Media para ayudar a sus habitantes a luchar contra el “señor oscuro” de El Hobbit y El Señor de los anillos.

[2][2] Director de la escuela de magia de Hogwarts, el mago más poderoso, paternal y protector en la saga de Harry Potter.

[3] Incluso en alguna ocasión lo llamé, de manera completamente espontánea y sin pensar, “Gandalf”, y él se carcajeó, porque había magia en sus palabras, un enorme aprendizaje en sus discursos que mi tiempo no me permitió asimilar pero mucho de ello, con esa magia, quedó allí, aquí, para que, con los años, la madurez, buscara hacerlo mío, fue como si me diera los cabos de diversas hebras para que yo las extrajera y extendiera frente a mí ese conocimiento.

[4] Después de que se ordenó sacerdote, lo reprendían por verme, aunque esto era ocasionalmente pues yo ya estaba casada y vivía en la ciudad de México.

[5] He conocido personas así, que han sacrificado unas cosas por otras, que se han expuesto a cambio de algo, que no les ha importado y cuánto lo he valorado y admirado.

[6] Nos hablábamos de “usted” y besaba mi mano al saludarme, lo que me ruborizaba al principio, después lo tomé como una de sus ocurrencias, abandonó esta costumbre al ordenarse. Me llamaba “Kitty Kitty on the wall”, yo (de pesada) comencé a llamarlo “Mr. Floppis” que fue una ocurrencia espontánea y rápida y él se enfurruñaba cada vez; el primer apelativo, en alusión a mirror mirror on the wall del cuento de Blancanieves –“espejito espejito” en la versión española–, porque a veces leíamos textos en inglés, poemas o cuentos de Edgar Allan Poe o Shakespeare, de Hawthorne o los hermanos Grimm; el segundo apelativo correspondía a un extraterrestre que había sido el logotipo de una discotheque, una de ésas que solo duraron unos meses.

[7] Comenzó a pintar mi retrato, el cual nunca vi, y el cuadro inconcluso desapareció.

[8] En particular de literatura y pintura. Alguna vez lo vi escribiendo un texto que nunca tuve en mis manos ya terminado, en el cual más de la mitad de cada página eran notas al pie.

[9] Escribía una columna en el periódico sobre el tema.

[10] A veces se quejaba amargamente porque no lo entendíamos pero otras era tan directo que se ocasionó serios problemas, en los sermones en misa solía señalar actos y personajes nocivos que a muchos disgustaron.

[11] Bastón de madera con un estilete de tres lados que terminado en punta.

[12] Había ocurrido unos meses antes la violación de Yuri –figura pública– y más recientemente las de las sexoservidoras –mujeres públicas–, crímenes cargados de simbolismos.

[13] Cuando sucedieron estas violaciones, poco se trataban esos casos, ni se mencionaban, se negaban, eran como inexistentes, porque involucran vergüenza, dolor, culpa. A mediados de los 90, en este país ya había más información y se difundían los efectos psicológicos en las víctimas –sumisión, rezago, tristeza o apatía, sometimiento, dolor, miedo, silencio–, y peor cuando éstas no hallan consuelo en quienes deben protegerlas –los padres, la familia, las autoridades–. ¿Cómo curarse? Hablándolo para concientizarlo, traer del inconsciente a la conciencia todos esos efectos, desmenuzar, comprender, ver que no hay culpa ni vergüenza, que eso es lo que los violadores quieren sembrar para obtener el silencio de las víctimas; y con el perdón, no para que aquellos queden impunes sino en las víctimas mismas, para el alivio y resurgir como ave fénix.

 

 

   
                 
                 

 

__________________________________

Gracias por su visita  

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

Aviso legal para navegar en este sitio

contador web

web counter

Free Website Hit Counter
Free website hit counter
contador de visitas
Contador de visitas

Crossfit bormujos