Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - libros y revistas - premios y reconocimientos

 
 

bibliotecas - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - talleres - convocatorias

 
     
                 
 

 

Libertad de Expresión

www.amnistia.org.mx

Declaración Universal de Derechos Humanos

 

 

 

Los trabajos ocultos

La "terapia" del perdón I y II

 

Mitos y leyendas

Einstein le llamó: "acción fantasmal de la física cuántica"

 

Mitos V

Telepatía y ciencia ficción

Mitos IV

El karma: la proyección de lo que hacemos

 

Mitos III México y la mala suerte

 

Mitos II México y el karma

 

Mitos y leyendas I

 

 

más de: perdonar aquí con un clic

 

 

 

Más de Cristina de la Concha aquí con un clic

 

       

26 de marzo, 2018

Cristina de la Concha

 

Qué tan buenos son los buenos

 

 

Cuánta protesta por cuanto corrupto se adhiere a un partido que se supone que se ha formado con personas honorables con fines que favorezcan al pueblo, más son las quejas porque de entre esos corruptos emergen los candidatos a los cargos públicos, y le echan la culpa a las cabezas de la entidad política, como si de a dedazo los afiliaran y de a dedazo fueran electos candidatos.

En los partidos sucede algo increíblemente absurdo y tonto pero muy bien aprovechado por las mafias, por los corruptos: las candidaturas se obtienen en masa y los corruptos aportan esas masas. A los partidos se afilia quien sea, el problema es que para tomar las decisiones votan en asamblea a la que los corruptos asisten en masa, en bola, para quedarse con los cargos y las candidaturas mediante los votos de masa. Después, el pueblo, que no asiste a tales asambleas, se asombra de saber que tal candidato, el peor de los presentados, resultó electo. Lo absurdo es que siendo un mecanismo tan simple, “los buenos” poco logren hacer en contra, encuentran difícil afiliar más votantes para su causa porque generalmente no cuentan con los recursos económicos de los corruptos que, con sus pervertidos oficios, sí los tienen. Lo que nos remite de nuevo al tema del dinero, el tema del neoliberalismo, el tema que ha estado siendo la perdición, al parecer, del planeta, el objetivo de grandes empresarios y corporaciones, el objetivo por el que están dañando, en su obcecada carrera, los territorios y las especies.

De este modo, pervierten los manejos internos del partido en cuestión y termina convirtiéndose en negocio redondo: los militantes, salvo unos cuantos, llegaron ahí por negocio o por ganarse unos centavos, no por deber ciudadano y se aprenden todos los discursos ciudadanos, humanitarios y de justicia como si fuera una de las tareas de dicho negocio, y los repiten y los actúan con un histrionismo admirable porque es parte de su trabajo para obtener su paga, su quincena, su sueldo o su limosna: los billetes que reciben de las cabezas de esas mafias.

Y las conversaciones sobre políticos y funcionarios, sobre partidos y militantes son, sin lugar a dudas, en todas las mesas, de amigos, en el postre, en la tortería o el bar, discurrir sobre las vendimias y negociaciones de la mafia del poder, diría el líder morenista, sobre los nuevos corruptos, sus licitaciones y billeteos, unos –los de “los malos”–, con la euforia del ganador como si fuera una proeza, y entre “los buenos” repitiéndose una y otra vez “es un vendido”, “éste ya se vendió”, “todos se venden”, “primero son muy honrados y ya en el poder caen en la corrupción” y “todos terminan vendiéndose”, donde “todos” es falso, pero lo asumen como una verdad irrevocable, infinita, irresoluble, imperecedera que da el sinsabor de que no tiene sentido alguno luchar ni realizar labor ninguna en contra porque, “de todos modos, es igual”, lo que suscita como una especie de angustia... ¿ya nunca?

“Los buenos” tendrían que unirse y afiliarse a los partidos políticos para cambiar las cosas. Esto es lo absurdo de “el sistema”, que la gente se queja, protesta, reniega y, en estos momentos, está pasando por una situación realmente grave con la violencia exacerbada, muertos, desaparecidos, desfalcos y despojos, y no se presentan en los partidos a votar por los que serán los candidatos, ¿cómo? Se organizan marchas multitudinarias, muchas personas están movilizándose buscando a sus desaparecidos, pidiendo justicia por sus muertos y por lo que le han despojado, pero ¿por qué no se movilizan de manera preventiva afiliándose a los partidos para evitar que lleguen al poder los desalmados que dan poder a otros desalmados?

Porque no tienen tiempo, porque tienen que trabajar, “mejor que lo haga otro”, porque no quieren ser considerados “hueseros”, porque no quieren pelearse con sus amigos, porque no quieren poner una manzana de discordia en la mesa de su círculo social, porque las asambleas son de terror, porque son vulgares y prosaicos, porque no son “de su nivel”, unos porque son de la jai, otros porque son de muy abajo. Mientras tanto, al país se lo lleva la corriente, con su fuerza y su rumbo, la corriente de rufianes, los más corrientes rufianes.

Y el miedo, las amenazas. ¿Quién quiere meterse con esa gente? Nadie. Y… ¿entonces, que se queden con el pastel? ¿que sigan administrándose de los recursos públicos? ¿que sigan hasta que terminen quedándose a través de sus malos oficios y abusos excesivos con estos vastos y ricos territorios que forman nuestro país? ¿uno a uno? o ¿varios de una sola tajada?

La gente honrada, decente, honesta, “los buenos” no quieren batirse a duelo a campo abierto en las asambleas, y aparece Julieta Venegas pidiendo “¡voten por gente decente, por favor!”… ¡pero esa gente decente tiene que llegar a las asambleas!... sí, hay un candidato que se muestra como lo más decente pero su partido se está llenando de indecencias y “los buenos” deben intervenir para limpiar al partido de las indecencias, no hay otra forma.

 

 

cristinadelaconcha@hotmail.com

https://www.facebook.com/cristina.delaconchaortiz

@dela_concha

 

   
                 

 

__________________________________

Gracias por su visita  

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com 

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

Los contadores anteriores al 24 de noviembre de 2014:

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter

 
 

free counter

Los nuevos contadores a partir del 24 de noviembre de 2014:

contador de visitas
contador de visitas http://contador-de-visitas.com/signup.php

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo